Incontenible oleada en Gibara.

Estaba segura de  la  fuerza conque esta oleada pasaría por el litoral, una porque algunos pensaron que no sería fácil contener la idea de pasear en marcha unida ante el malecón gibareño o a la vista de quienes permanecen en  la madriguera donde desestiman el valor de este pueblo, y otra porque no me faltan ganas de estrujarles las razones por las que defiendo  a mis médicos, a mis maestros, a mis instructores de arte…

Fechas como éstas  convidan a salir de la mano  a adultos, jóvenes y niños portando  banderas cubanas, pancartas con  una optimista sonrisa sin importar  que el sol quiera tragarnos, que las trabillas de algún zapato salten o que las gotas de sudor  hagan arder la vista. Hacía falta este Mayo de 2014 para  que  quienes se olvidan que existimos,  sepan que nadie nos puede ignorar.

La gente bailó, cantó y disfrutó hasta horas muy tarde, algunos tenían en su paladar el sabor de los edulcorados días de cine pobre con las rositas de maíz, el helado de varios sabores, las pizzas al momento, la piña colada, el bocadito de cerdo azado, el granizado y hasta la cerveza Tínima embotellada junto a los tradicionales cocteles.

Este primero de mayo una oleada  que brota del corazón de su pueblo, que se estimula, convoca y entusiasma con su trabajo y con el regocijo de lo que sus propias manos levanta hizo temblar la tierra en Gibara. ImagenEsa es la maravilla que unos pocos no pueden aguantar en este pueblito de la costa norte oriental de Cuba,.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s